viernes, abril 30, 2010

CENAS DE LA BENTE




El 29 de abril cenamos con Ramiro Lapiedra, famoso por su pasado como director de cine porno, que estaba en Zaragoza para presentar su libro "Epifanía. Un rodaje porno"
Ramiro nos contó su decepción y frustración del mundo del cine porno, que le impedía realizarse como director y plasmar sus ideas en una película de calidad. También nos ha hablado de sus proyectos como director de cine convencional y los relacionados con la literatura, alguno de ellos vinculado con Aragón.
Una cena agradable para poder conocer de cerca este tipo de cine y charrar con Ramiro de sus inquietudes.

9 comentarios:

Luis Pastor dijo...

Esta cena ha causado furor entre las filas INTEGRISTAS del aragonesismo, puede parecer con este tipo de criticas que solo es aragonesismo lo que la AUTORIDAD COMPETENTE dice que lo es. Lamentable.

Víctor Longares dijo...

Me gustaría saber qué hacen por Aragón esos integristas. Se ve que a los que no hacen nada les fastidia que otros sí que hagamos.

Anónimo dijo...

vaya tontada mas gorda con cenas ridiculas

Anónimo dijo...

Solo hacen cenas???????????????

Luis dijo...

Aunque solamente se hiciesen cenas, sería positivo. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Ivan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

"La pornografía degrada a todos los que están implicados en ella. Una hermosa mujer desnuda es una obra de arte, un cámara entre sus piernas es pornografía."

ESTO ES YA DEGRADANTE

Anónimo dijo...

Mi humilde opinión:

Hoy en dia todo esto se ha convertido en un virus que se propaga infectando de lujuria y vicio a muchos jóvenes, adultos y padres de família. Hace que las mujeres se conviertan en un trozo de carne podrida y a los hombres en buitres hambrientos de carroña. He sabido de padres de familia que al tener a su mujer embarazada se iban a buscar placer a cambio de dinero.

Lo que hoy se vende como mero placer visual antes se vendía como belleza, y entre una cosa y la otra hay mucho camino. La pornografía actual degenera la mente de la personas y hace que vean el acto sexual y las relaciones como algo puramente placentero y busquen esas relaciones sin importarles nada más que lo que hay debajo del ombligo. Ya no hay respeto por la belleza ni por el cuerpo, y mucho menos por el amor. Desdeluego que todo empezó con la prostitución, el placer a cambio de dinero, pero hoy en dia se le está dando otro sentido al asunto ya que hay mujeres que hasta se prostituyen gratis. El sexo que se vende actualmente da asco y vergüenza.
Hoy en día tener valores parece que aburre, lo mejor es dejar que los frutos caigan por su propio peso y disfrutar de la vida.

Aspirar a lo que aspira una sociedad aborregada, a comer, dormir y fornicar. Ni más ni menos.

Víctor Longares Abaiz dijo...

Es una opinión, aunque no siempre que en una película haya actos sexuales se convierte en algo degradante.

En cuanto a lo de convertir la belleza en un negocio, podríamos decir cosas parecidas del ocio, el deporte, la salud, la alimentación...

Se trata de encontrar su justa medida.